5 puntos clave para conseguir un paseo perfecto con nuestro perro

El paseo es el momento estrella del día para nuestros compañeros peludos. Sin embargo, muchas veces ellos no lo disfrutan y tampoco nosotros. Que si nuestro perro va tenso, que si salta con cualquier perro que ve, que si va tirando de la correa, que si quiere ir por un sitio que no es el que yo quiero, que si ve un pájaro y quiere perseguirlo, etc.

Déjame darte 5 tips para conseguir que vuestros paseos con los perros mejoren cambiando pequeñas cosas.

1. Herramientas

Lo primero y más importante es elegir las herramientas adecuadas.

Tienen que ser de calidad, seguras y cómodas, tanto para nosotros como para nuestro perro.

Utiliza siempre un arnés en forma de “Y”, pues es el que más se ajusta a la morfología del perro y evita posibles daños y lesiones. Escoge aquel que sea transpirable y ligero, para evitar molestias.

La herramienta de unión entre ambos será la correa, idealmente fija. Quédate con una que sea de un material no abrasivo, que sea impermeable, resistente, que no sea elástica y que tenga un buen agarre para poder sujetarla sin esfuerzo (yo las prefiero con asa), como las correas hechas de Biothane.

Elige una correa de entre 3 y 5 metros para los paseos diarios por la ciudad. Esto le permitirá una mayor libertad para explorar el entorno y le dará capacidad de actuación frente a lo que él pueda considerar un peligro.

Si vais a ir por el parque o por el campo y no le puedes soltar aún, utiliza correas de 10 metros o más, para dejarle corretear un poco y explorar a su antojo.

| Te puede interesar: ¿Qué correa es mejor para mi perro?

2. Cantidad y duración

¿Cuántas veces debo sacar a pasear a mi perro? ¿Cuánto tiempo necesita andar mi perro?

Nadie tiene la respuesta exacta a estas dos preguntas, pues cada individuo es único y tiene unas necesidades específicas, al igual que cada familia.

Además, existen diferentes tipos de paseo. Es importante diferenciar estos dos tipos:

  • El paseo sanitario, para hacer sus necesidades y poco más.
  • El paseo de descompresión, que sirve para darle libertad a nuestro perro y que pueda desfogar toda la energía y estrés acumulados.

En cuanto a los paseos sanitarios, no es recomendable que nuestro perro esté sin hacer pis más de 8 horas seguidas. O sea que lo ideal serían unos 3 paseos cada día

Y, si hablamos de paseos de descompresión, es recomendable hacerlos, mínimo, una vez a la semana.

Aunque, como ya hemos dicho, esto va a depender de cada perro y de sus necesidades.

Habrá algunos perros que por cuestiones climatológicas no quieran salir a pasear en algunos momentos, porque no les guste la lluvia, les den miedo los truenos o haga demasiado calor o frío.

Habrá otros que, por cuestiones de la edad, como los cachorros y los ancianos, necesitarán salir a hacer sus necesidades más a menudo, pero no podrán dar paseos largos.

Igual ocurre si nuestro perro tiene alguna condición física o enfermedad, como la displasia de cadera o de codos. En estos casos no es aconsejable que hagan paseos muy largos.

3. Apoyo y observación

Nadie mejor que tú conoce a tu perro. Sin embargo, a veces nos falta pararnos a observar y ver qué necesita en un momento concreto.

  • Intenta seguir su ritmo de paseo, hay perros que necesitan ir más rápido o más lento que otros y no está mejor o peor una opción que otra. No hay un ritmo adecuado.
  • Observa sus preferencias. Es posible que no le guste ir por una calle determinada o que le parezca más atractivo estar olfateando el cachito de césped que dar vueltas y vueltas sin sentido. 
  • Puede ser que haya estímulos que le asusten o que en algunas zonas haya tenido experiencias negativas tiempo atrás y que ahora le dé miedo pasar por ahí. Sé flexible. Seguro que podéis dar el paseo por otro lado. 
  • Si hay algo que le pone nervioso, como por ejemplo otro perro que viene hacia él de manera muy efusiva, anticípate y dale una salida. Gira hacia otra dirección y empieza a caminar alejándote de ese perro. 

4. El manejo de la correa

Como hemos dicho antes, la correa es la herramienta que nos une a nuestro perro en el paseo cuando éste va atado. Por tanto, es un canal de comunicación entre ambos individuos. 

Es muy importante que consigamos transmitir a nuestro perro calma y seguridad

¿Y cómo se consigue eso? Pues una de las formas es procurando que la correa vaya destensa todo el tiempo posible (por eso no recomendamos las correas Flexi, pues van en tensión todo el rato).

Para poder llevar esto a cabo, deberemos utilizar ambas manos. Una será la mano de seguridad, donde vaya todo el manojo de la correa. Y la otra será la mano de control o manejo, que será con la que le demos más correa o la recojamos, con la que cambiaremos de dirección, etc.

Si tu perro es de los que tira como si tú fueses algo que remolcar, te recomiendo pararte y anclarte al suelo hasta que él destense la correa, momento en el que podréis continuar la marcha.

5. Momento de calma

Todo paseo supone un esfuerzo extra en nuestros perretes en cuanto a carga emocional se refiere. 

Cada vez que salen tienen que enfrentarse a un montón de situaciones inesperadas, estímulos (positivos y negativos), obstáculos que tendrán que pasar como buenamente sepan y puedan…

Es por esto que nuestro perro necesita descargar esa acumulación de estrés y de energía que le supone el paseo, sobre todo si es en entorno urbano, ya que hay muchos estímulos no naturales para ellos.

¿Cómo podemos saber si nuestro perro tiene acumulación de energía o estrés? Aquí te dejo algunos ejemplos de conductas que realizan los perros y que nos indican que están pasados de vueltas

  • Morder palos, piñas o la correa
  • Meterse en un charco
  • Escarbar en la tierra
  • FRAPs o Zoomies
  • Rascarse
  • Sacudirse
  • Montar a otros perros, nuestra pierna o un objeto

Podemos utilizar herramientas para intercambiar una de estas conductas por otra más sana, por ejemplo, dándole un snack de media duración o haciendo un juego de olfato relajado al final de cada paseo.

También te puede interesar

Ansiedad por separación en perros

¿Tu perro ladra, llora, jadea o rompe cosas cuando se queda solo en casa? Es probable que pueda tratarse de un caso de ansiedad por separación, aunque no siempre es así. Te ayudamos a empezar a identificarlo desde casa.

Read More »
Perro haciendo un agujero en la arena con sus patas

Qué son los FRAPs o Zoomies

Los FRAPs o Zoomies son episodios en los que nuestro perro corre como loco, sin control, sube y baja del sofá, rasca su cama o hace agujeros en la tierra. ¿Sabes cómo actuar y a qué se deben estos comportamientos?

Read More »