Ansiedad por separación en perros

La ansiedad por separación (APS) en perros es uno de los problemas más recurrentes que trabajamos con las familias, sobre todo, a raíz de la pandemia y lo que eso supuso: confinamientos, teletrabajo, menos vida social, etc.

Todavía no está claro el origen de este problema, ya que puede ser multifactorial. Algunos perros pueden desarrollarlo con más facilidad simplemente por genética, otros por aprendizaje (o falta de este), y algunos por derivación de otras patologías.

Si tu perro, cuando se queda solo, ladra, llora, jadea, rompe cosas, se hace sus necesidades en casa o deambula de un sitio para otro, es posible que estemos ante un caso de APS. Pero déjame decirte que no todos los casos son ansiedad por separación.

Hoy quiero compartir contigo algunos datos de interés sobre este problema y cómo puedes saber si realmente es APS o no.

Cómo detectar la ansiedad por separación en perros

Es importante resaltar que, todas esas conductas que vemos, son solo la parte visible del problema, la punta del iceberg. Esos comportamientos son únicamente una expresión de las emociones que pueda estar sintiendo en ese momento nuestro compañero peludo: angustia, estrés, ansiedad, miedo, pánico…

| Te puede interesar: Problemas de conducta en perros derivados por el estrés

Y, por desgracia, esta parte visible no nos puede indicar el grado de afectación. Aunque hay expertos que indican que sí que hay niveles de ansiedad por separación, es muy difícil analizarlo e identificarlo.

Por lo tanto, no es tan importante cuantificar el grado de ansiedad que tiene nuestro perro, sino si realmente padece de ansiedad por separación o si se trata más bien de una angustia o de alguna otra patología que nos esté afectando. 

Si tienes sospechas de que tu perrete pueda estar sufriendo de APS, te recomiendo que contactes con un profesional del comportamiento canino para que evalúe si realmente se trata de ansiedad por separación. A partir de ahí, este os ofrecerá un plan de trabajo personalizado y ajustado a vuestras necesidades.

Una herramienta que tenemos los profesionales para analizar dichos comportamientos es la grabación de un momento de soledad. Esta parte puedes adelantarla y hacerla por tu cuenta:

  • Coge 1, 2 o 3 cámaras y colócalas de la siguiente manera:
    • Si solo tienes una cámara: ponla de lado a la puerta, de forma que veas el perfil de tu perro. Si no hay espacio, la segunda mejor opción es poner la cámara frente a la puerta, para ver al perro por detrás. 
    • Si tienes 2 cámaras: las pondremos de lado y por detrás de la puerta, de manera que enfoquemos a nuestro perro de perfil y de espaldas.
    • Si dispones de 3 cámaras: pon 2 como te he explicado en el punto anterior. La tercera irá en una habitación de la casa, mejor que sea la que más le gusta a tu perro, por si decide ir allí.
  • Graba unos 30 minutos, contando a partir de que salgas por la puerta y hasta que llegues al portal (antes de abrir). Repite la grabación 1 mes después.
  • Algunos tips para que sea válida la grabación:
    • Es importante actuar de forma normal, como si fuese una salida más que hacemos en el día, y seguir la misma rutina de siempre.
    • También, que nuestro perrete tenga cubiertas todas sus necesidades (haya hecho pis, haya comida, tenga agua a su disposición, etc.).
    • La casa debe quedar vacía de personas.
    • Debemos irnos relativamente lejos, para que no nos oiga ni nos huela.

Con estas 2 grabaciones, los profesionales podremos analizar todas las señales/conductas que realiza el perro para intentar gestionar la situación (ladrar, aullar, relamerse, temblar, dar vueltas, salivar, etc.). Y también cuál es el punto de umbral, es decir, el punto en el que nuestro perro ve que no es capaz de gestionar la situación con todas esas conductas que ha desplegado y entonces empieza a desatar toda una ristra de comportamientos derivados del estado emocional de miedo y ansiedad (destrucción, micciones, ladridos, deambular…).

Estos comportamientos, si estamos ante un caso real de APS, irán escalando en intensidad a medida que pasa el tiempo en los primeros 30 minutos (de ahí que tengamos que grabar media hora).

Síntomas de la ansiedad por separación en perros

¿Qué síntomas nos pueden indicar que no se trata de APS?

  • Los signos no aparecerán necesariamente dentro de los 30 primeros minutos.
  • Los signos no necesariamente escalarán en el tiempo una vez hayan aparecido.
  • Los signos no necesariamente ocurrirán durante todas las ausencias, puede que el perro reaccione algunas veces y otras no.
  • Los signos no son consistentes (a veces serán, a veces no, a veces antes, otras después…).

Ansiedad por separación en perros vs. otros problemas de comportamiento

Y si en la evaluación sale que no se trata de un problema de APS, ¿ante qué otros problemas nos podemos estar enfrentando?:

  • Exceso de energía o aburrimiento.
  • Ladrido de alerta.
  • Periodo de adaptación.
  • Educación en el hogar – comportamientos indeseados para nosotros que no le hemos enseñado bien a nuestro perro y que hace en nuestra ausencia.
  • Hipersensibilidad a los sonidos – este problema tiene una alta correlación con la APS, es muy normal que un perro presente ambos problemas a la vez.
  • Problemas con el confinamiento (puede presentar este problema junto con la APS) – nuestro perro lleva mal el estar encerrado en una parte de la casa.
  • Problemas de salud – puede parecer APS, y también puede incrementarla o propulsarla. Si un comportamiento nace de un momento a otro y no se le encuentra una explicación, lo primero es llevarle al veterinario para hacerle un examen exhaustivo. 

Qué hacer ante un caso de ansiedad por separación en perros

Y si en la evaluación de APS sale positivo, ¿qué puedo hacer? ¿Hay solución?

Rotundamente sí. Hay técnicas para trabajar la ansiedad con tu peludo, aunque, no te voy a mentir, es un trabajo de fondo.

Llevará bastante tiempo, incluso 1 año, y tendrá que ser un trabajo muy metódico y constante. Sin embargo, los resultados son muy positivos.

Puntos importantes en el proceso del trabajo de una APS:

  • Mientras dure la terapia, tu perrete no podrá quedarse solo en casa bajo ningún concepto.
  • Tienes que seguir muy estrictamente las pautas que te dé el profesional canino.
  • Busca ayuda para poder llevar a cabo los puntos anteriores: guarderías de día, cuidadores a domicilio, apoyo en familiares, amigos o vecinos…
  • Encuentra momentos de descanso para ti. Al ser un proceso largo, las fuerzas pueden flaquear. Es importante que te permitas días de descanso y de desconexión (puedes dejar a tu perro un finde en una guardería canina).

La ansiedad por separación es un problema real que sufren muchos perros a los que les da angustia, fobia o miedo el quedarse solos.

Pide ayuda a un profesional para descartar otros problemas y trabájalo con paciencia y perseverancia.

La APS sí tiene solución.

También te puede interesar

Perro con collar y correa oliendo el césped junto a un árbol

Atención, orugas

Comienza la época en la que aparecen las orugas procesionarias, pero ¿sabes cómo afectan a los perros? Estos son los síntomas más comunes y lo que debes hacer si detectas alguno de ellos en tu pleudo. ¡Actuar rápido es clave!

Read More »
Perro haciendo un agujero en la arena con sus patas

Qué son los FRAPs o Zoomies

Los FRAPs o Zoomies son episodios en los que nuestro perro corre como loco, sin control, sube y baja del sofá, rasca su cama o hace agujeros en la tierra. ¿Sabes cómo actuar y a qué se deben estos comportamientos?

Read More »