¿Cómo saber si mi perro es feliz?

Lo más esencial y la base de todo es para saber si nuestros perros son felices es empezar a pensar como ellos y observar cuáles son sus
verdaderas necesidades.

Aquí te dejo 7 ámbitos en los que deberíamos poner el foco, valorando nuestros puntos fuertes y los puntos donde podríamos mejorar.

1. La alimentación

¿La comida que le estoy dando a mi perro es de calidad? ¿Es la que necesita en función de su actividad, edad y salud?

Con carácter general, elegiremos una dieta BARF o de comida natural cocinada como base de la alimentación de nuestro perro. Los piensos son un producto ultra procesado que puede dañar su salud a largo plazo. Es como si nosotros comiésemos todos los días comida rápida.

Sin embargo, si por cualquier motivo no podemos permitirnos comprar comida natural para nuestro perrete, entonces elegiremos un pienso de calidad. Este debe contener el menor porcentaje de cereales posible (lo ideal sería «grain free«) y un alto porcentaje de carne, ya sea de pollo, pavo, ternera o incluso pescado.

También es importante prestar atención a la forma en que les damos la comida. Será mucho más entretenido y beneficioso si le damos su desayuno o cena a través del juego, ya que nos acercaremos más a su naturaleza. Juegos de olfato, entrenamiento o juegos de inteligencia son algunos ejemplos.

2. El olfato

El olfato es uno de los sentidos primarios y esenciales de nuestros perros.

Es muy importante que nuestro perro trabaje su trufa y no se olvide de utilizar este sentido tan esencial en su día a día. Debemos potenciar aquellos ejercicios donde utilice la nariz. Un pequeño gesto, como dejar que huela durante el paseo los árboles, esquinas, pises y cacas de otros perros, es ya una mejora en su vida.

Si quieres convertirte en el guía estrella, entonces preséntale sitios nuevos, ya que tendrá mil olores diferentes por explorar. Enséñale también juegos de olfato, bien sea en la calle, en un cachito de césped, o de manera artificial, con alfombras olfativas, sábanas viejas u objetos que tengamos por casa.

3. Los paseos

Realizar un paseo correcto y positivo con nuestro perro contribuye directamente a su felicidad. Por eso es muy importante elegir buenos materiales y hacer un
paseo de calidad con él.

La correa deberá ir destensa y medirá, al menos, 3 metros en ciudad y 10 metros para ir por el campo. Hay que destacar que la correa es un elemento de control y no de castigo, y que un mal uso de la misma puede generar experiencias negativas en nuestro compañero peludo.

Párate y observa dónde quiere ir tu perro. Si quiere parar, olfatear, tumbarse un rato o seguir, no hay prisa.

Y, sobre todo, los paseos son para nuestro perro, no para nosotros, así que mírale a él, intenta entender qué necesita y analiza cómo se comporta. ¡Deja tu móvil en casa!

4. La importancia de masticar

Algo que mucha gente no sabe es lo imprescindible que es morder para nuestros perros. Si viviesen en libertad, como los lobos, después de cazar y comerse la presa se quedarían mordisqueando todas las partes duras, como huesos, tendones, nervios, orejas, pezuñas… como si de un postre se tratara. Masticar les produce satisfacción, relajación…

¿Qué pasa si tu perro no tiene masticables a su alcance? Muy posiblemente se estresará y buscará otras cosas para morder, cosas que no son aptas para ello, que nos pueden molestar o, incluso, ser peligrosas, como el mando de la tele, las esquinas de casa, sillas, patas de las mesas, el sofá o el relleno de un peluche.

5. El vínculo con el dueño

Tener un buen vínculo con nuestro perro es otro de los puntos clave para su bienestar y para una correcta convivencia entre ambos. No vale solo con darle de comer o premiarle mucho, sino que tenemos que compartir tiempo de calidad, observar sus necesidades y ser su punto de apoyo cuando lo necesite.

Por ejemplo, una buena idea es trabajar la calma en el día a día para luego poder ayudarle a relajarse en situaciones de estrés. ¿Y cómo se trabaja? Primero calmándonos nosotros para, después, transmitirle a él esa paz, esa tranquilidad. Complicado, ¿no? No te preocupes, nada que con la práctica y la ayuda de un profesional no se consiga.

6. El entrenamiento

Aunque la mayoría de las personas no tenemos en mente lo importante que es entrenar o trabajar con nuestro perro a diario para su bienestar físico y emocional, lo es tanto como la alimentación, el paseo o el juego.

El entrenamiento es una forma de establecer un diccionario de comunicación para poder entendernos con nuestro animal y, así, convivir de una forma más sana. Además, el aprender comandos nuevos supone un reto para nuestro perro, lo que hará que mejore su autoestima. También estaremos trabajando el vínculo y sirve para canalizar el exceso de energía. ¡Esto nos evitará muchas discusiones y malos rollos!

Para saber cómo entrenar con tu perro y qué ejercicios le vendrían mejor aprender, contacta con un buen profesional del comportamiento canino que os de unas pequeñas pautas para iniciaros en este fantástico mundo.

7. La propiocepción

Otra parte del entrenamiento, aunque esta no esté basada en la obediencia, es la propiocepción. Consiste en apoyar a nuestro perro para que se enfrente y supere diferentes obstáculos. Pueden ser obstáculos de la naturaleza, como suelos de distintas texturas, troncos caídos, alcantarillas, bordillos… Aunque también pueden ser obstáculos artificiales. Aquí no se trata de dar órdenes, sino de acompañarle con nuestro cuerpo y animarle con la voz.

¿Qué conseguiremos trabajando este aspecto? Nuestro perro ganará confianza en sí mismo, aprenderá gestión emocional, le servirá como prevención de problemas articulares, mejorará nuestro vínculo con él y le ayudará a socializar con otros perros, entre otros beneficios.

Al igual que en el punto anterior, es importante que un profesional nos muestre la forma de trabajar la propiocepción y que nos oriente sobre qué ejercicios pueden ser beneficiosos para nuestro perro en concreto, ya que trabajarlo de una forma que no es la adecuada podría causarle problemas de salud, tanto físicos como psicológicos, o que no se lleguen a conseguir los beneficios citados.

También te puede interesar

Ansiedad por separación en perros

¿Tu perro ladra, llora, jadea o rompe cosas cuando se queda solo en casa? Es probable que pueda tratarse de un caso de ansiedad por separación, aunque no siempre es así. Te ayudamos a empezar a identificarlo desde casa.

Read More »
Perro haciendo un agujero en la arena con sus patas

Qué son los FRAPs o Zoomies

Los FRAPs o Zoomies son episodios en los que nuestro perro corre como loco, sin control, sube y baja del sofá, rasca su cama o hace agujeros en la tierra. ¿Sabes cómo actuar y a qué se deben estos comportamientos?

Read More »