¿Qué correa es mejor para mi perro?

Si acabas de adoptar o comprar un perrete y quieres saber qué herramientas son las adecuadas para pasear con él, o simplemente quieres actualizarte para cambiarle sus herramientas de paseo por unas más adecuadas, este es tu post.

Ya os contaba en otra entrada de este blog los 5 puntos clave para conseguir un paseo perfecto, donde os daba algunas pinceladas para elegir la mejor correa para pasear a vuestro perro.

Lo más importante es contar con el material adecuado dependiendo del perrete que tengamos y del tipo de paseo que vayamos a realizar. No es lo mismo un perro grande y fuerte, que uno de tamaño mini. Ni es lo mismo pasear por plena Gran Vía (aunque esto lo desaconsejo totalmente), que por mitad del campo.

El tamaño de la correa para el perro sí importa

Correas para perros grandes

Si tu perro es de tamaño grande, tiene desarrollada una gran musculatura o tiene mucha fuerza, debes asegurarte de elegir una correa más o menos ancha, que tenga un asa para poder agarrarla bien, que no se deslice con facilidad y que sea resistente, es decir, que aguante bien el peso de tu perro cuando dé un tirón. Y,  muy importante también, ¡que no te queme las manos o las piernas! Ni queme las ingles y las patas de tu perro, por supuesto.

Correas para perros pequeños

En cambio, si tienes un perrito pequeño, deberás elegir una correa mucho más finita y ligera, tanto la correa como el mosquetón, para que no le pese demasiado y no le dificulte la movilidad. También debe ser antiabrasiva, porque los perros pequeños corren que se las pelan y como la correa te pase rápido rozando la piel, te aseguro que te arrepentirás de no haberte dejado un poquito más de dinero en una correa más segura.

Elegir la correa dependiendo del lugar

Paseo por la ciudad

La correa tiene que ser de, al menos, 3 metros. Y no recomiendo que sea de más de 5 metros, porque nos vamos a hacer un lío a la hora de manejarla.

Sin embargo, sí que tiene que permitir al perro cierta movilidad. No podemos dar un paseo con el perro pegado a nuestra pierna, porque eso no sería un paseo para él, más bien lo sería para nosotros.

La creencia de que un perro educado es aquel que pasea al lado de su guía es una idea obsoleta que solamente vela por la comodidad del ser humano: la facilidad de llevar a nuestro perro sin que necesite demasiada atención o la posibilidad de llevar tropecientas cosas en las manos, además de su correa.

Pero la triste realidad es que un perro que pasea así está más en modo trabajo que en modo desconexión, relax, disfrute… que es como tiene que ser. 

Así que, mi recomendación: elegir una correa para pasear por nuestro barrio que permita al perro poder acercarse a oler los árboles, las esquinas, y que nos permita a nosotros poder llevar la correa holguera la mayor parte del paseo, sobre todo en los encuentros con otros perros.

Paseo por el campo

Existen correas más adecuadas para pasear por el campo, los parques y zonas más amplias y abiertas.

Para estos paseos elegiremos correas de 10 a 20 metros para dar a nuestro perro una falsa sensación de libertad, o lo que llamamos “semi-libertad”.

Esa longitud les permite a los peludos moverse a su antojo dentro de un perímetro, y podrán revolcarse, correr un poquito, tumbarse en el césped… En definitiva, hacer un poco lo que quieran y sentirse algo más libres.

Aunque lo ideal es que nuestro perro pueda pasear suelto por lugares seguros, esta es una opción ideal para aquellos que todavía no pueden ir sin atar o están trabajando en ello.

Las correas para pasear por el campo también se utilizan en los entrenamientos con nuestro perro, y también para realizar algunos deportes como el mantrailing.

Esta correa puede ser prescindible si nuestro perro sabe ir suelto con control por nuestra parte. Esto quiere decir que, ante un peligro o ante una situación complicada, el perro responda a una buena llamada.

| Cómo conseguir una buena llamada con mi perro

Aunque podemos utilizar una correa de 10 metros para los paseos por ciudad y por campo, no lo recomiendo a no ser que tengas un buen manejo de correa, pues el manojo va a ser mucho más pesado y difícil de controlar que el de una correa más corta.

Materiales y tipos de correa para perros

Siempre preferiremos las correas fijas, ya que son más seguras y rápidas de manejar una vez que cogemos experiencia.

Con las flexis nuestro perro está tirando todo el rato, aunque no nos demos cuenta. La correa siempre va tirante, provocando una tensión en nuestra comunicación perro-guía, ya que la correa es la herramienta que nos conecta a nuestro perro y el medio de comunicación que tenemos entre ambos. Esto puede ser motivo de conflicto entre nuestro perro y otro que pasea por la calle. 

Además, con las correas extensibles podemos provocar a nuestro propio perro, y a los demás, serias lesiones, pues suelen ser muy estrechas y de materiales abrasivos, llegando a ocasionar cortes y quemaduras. 

Por eso, yo siempre recomiendo utilizar correas que estén hechas de Biothane o de algún otro material similar, pues son muy resistentes, no abrasivas y más seguras.

Entre otras características, también destaca que Biothane es un material:

  • Hipoalergénico, muy rara vez produce alergias en la piel de los animales.
  • Antibacteriano.
  • Respetuoso con el pelo de nuestro perro.
  • Fácil de limpiar, solo necesitarás pasarle un paño húmedo y quedará como nuevo.
  • Impermeable, por lo que es ideal para los días de lluvia, para hacer una ruta por una zona de río o para ir a la playa.
  • De tacto suave y liso, que evita que se enganche la mala hierba en los paseos rurales.

Las correas de Conviviendog, además de estar hechas de este material, traen acabados en acero inoxidable o aluminio, aptas para los perretes exploradores más atrevidos.

Te dejo aquí un enlace con toda la información sobre las correas de Conviviendog en venta

Si todavía no sabes qué correa elegir, puedes escribirme al WhatsApp y te ayudaré a confeccionar una correa personalizada que se ajuste a vuestras necesidades. 

También te puede interesar