Si tu perro rompe cosas o se hace pis y caca en casa, regañarle no te servirá de nada

Me llegan muchas consultas de tutores hartos de que su perro les haya destrozado la casa o de que sigan haciendo sus necesidades en medio del salón.

A veces son cachorros, y entonces lo entendemos mejor. Pero, otras veces, estas conductas son realizadas por perros adultos.

¿Cuál es el origen de las conductas negativas en los perros?

Para dar con el origen del problema al ver estas conductas en nuestro perro es muy importante determinar cuándo se dan estos comportamientos: si los tiene cuando está solo en casa, si se dan cuando estamos todos o en ambas ocasiones. O si, quizá, solo lo hace ante determinadas situaciones (por ejemplo, cuando hay visita en casa).

Lo segundo que debemos valorar es si nuestro perro tiene sus necesidades diarias cubiertas de manera adecuada. Para ello sería conveniente echar un vistazo al post ‘¿Cómo saber si mi perro es feliz?

Una vez tengamos analizados estos puntos, pasamos a investigar las causas. Aquí te dejo algunas posibilidades, pero recuerda que lo ideal es contactar con un educador canino para estudiar cada caso en concreto y que nos pueda ayudar a mejorar esta situación.

Nuestro perro realiza estos comportamientos en nuestra ausencia

Es posible que nuestro perro esté sufriendo algún tipo de angustia cuando nos vamos de casa y se queda solo. Puede ser angustia por soledad o ansiedad por separación (APS), lo que sería más grave.

En ambos casos, nuestro peludito está experimentando un desbordamiento emocional cuando nos marchamos de casa, debido a que no tiene las herramientas necesarias para hacer frente a esta situación.

El comportamiento visible (destrucción de objetos, micciones, ladridos, etc.), es solo una forma de expresar lo que están sintiendo, que es miedo, angustia, ansiedad… Y, por mucho que les regañemos, el problema que hay de base (angustia/ansiedad) no se va a solucionar.

Como mucho, podemos conseguir que nuestro perro deje de realizar estos comportamientos, pero saldrán otros nuevos. Incluso puede que coja miedo a que volvamos a casa o nuestra presencia allí, porque lo asociará con gritos, golpes…

¿Te imaginas estar en casa, que te entre un ataque de ansiedad, empieces a llorar y tu familia te regañe por llorar, te empiece a gritar y te castigue? 

Tú no vas a entender nada, tampoco vas a poder parar esa ansiedad, sino todo lo contrario, puede ser que incluso aumente. Y, a la larga, aprenderás a esconderte cuando te den esos ataques, a no contar con tu familia cuando estés mal o a reprimir tus sentimientos, lo que puede generar otros problemas de salud mental.

En estos casos, te recomiendo que contactes con un profesional. Este podrá hacerte un buen diagnóstico, te proporcionará un plan de trabajo para abordar esta problemática y te enseñará las herramientas necesarias para hacerle frente, tanto a ti como a tu perro.

Nuestro perro tiene estas conductas estando con él en casa

Si nos encontramos en esta situación, es posible que nuestro perro tenga problemas de gestión emocional o que no tenga sus necesidades correctamente cubiertas.

Si tu perrete tuvo una infancia dura, le separaron pronto de su madre y hermanos, no tuvo cubiertas sus necesidades o vivió malas experiencias, es posible que no sepa gestionar sus emociones y que se desborde con facilidad.

También puede deberse a que no le hemos dedicado a nuestro perro el tiempo suficiente en el día y quiera llamar nuestra atención, o que tenga un exceso de energía acumulada. 

En ambos casos, si nosotros nos enfadamos, nos desquiciamos, nos entra ira y nos ponemos como fieras, lo único que conseguiremos es incrementar estos comportamientos desagradables que tiene nuestro perro y que nos traen de cabeza, ya que ellos se contagian de nuestras emociones.

Ante problemas de gestión emocional, trabajar el efecto madriguera y establecer una rutina clara de activación y descanso nos puede ser muy útil.

Por otro lado, si nuestro perro necesita gastar más energía o sentimos que le dedicamos poco tiempo, hacer una tabla registro sobre las actividades que hacemos en el día a día nos puede ayudar a ver qué nos está faltando y en qué podemos mejorar. Te dejo, a continuación, un ejemplo de tabla registro que puedes descargar.

Nuestro perro rompe cosas y se hace sus necesidades en casa solo ante determinadas situaciones

Situaciones que sobreexcitan y/o estresan a nuestro perro suelen ser los desencadenantes más habituales para que tenga ese tipo de comportamientos. Algunas de las más habituales son:

  • Una discusión entre los humanos que conviven con él puede generarle mucho estrés o miedo, y el perro canaliza estas emociones rompiendo objetos o haciéndose sus necesidades por casa.
  • Visitas de amigos o familiares que conllevan saludos efusivos, que estén todo el rato llamándole, acariciándole enérgicamente o hablándole con voz aguda, de pito (como si hablasen a un bebé) también pueden generarle sobreexcitación o, por el contrario, estrés. Esto ocurre sobre todo si nuestro perro no es muy fan del jaleo y de la gente. 
  • Ruidos fuertes, como obras en el edificio, petardos, música de las fiestas que tenemos debajo de casa, un objeto pesado que se cae… Todo esto suele causar a los perros miedo, ansiedad y estrés, sobre todo a aquellos inseguros o con problemas de sensibilidad auditiva. Los perros de raza Border Collie suelen tener bastantes problemas de este tipo.
  • Juegos muy enérgicos, como tirarle la pelota o palos, o entrenamientos descontrolados pueden causar en nuestro perro una activación tan alta que conlleve un desbordamiento emocional de tipo sobreexcitante. 

Como veis, otra vez es cuestión de emociones, y el origen no es que nuestro perro destroce, sino un estímulo que se convierte en aversivo para nuestro perro: un ruido, una actitud nuestra, un juego descontrolado, un saludo demasiado efusivo…

En estos casos, no hay nada mejor como el control emocional de los humanos. Trabaja en tus emociones y en la gestión de las mismas para poder estar en calma y llevar a la calma también a tu compañero peludo. Gestiona los tiempos y la forma de juego, nadie como tú conoce cuál es el límite de tu perro. Y, sobre todo, no le hables con voz aguda ni le saludes efusivamente al llegar a casa (y pídele lo mismo a tus amigos y familiares que vayan de visita).

Así que, ya sabes, cuando tu perro se porte mal y te saque de quicio, NO LE REGAÑES. Intenta mantener la calma y ofrecérsela a él, revisa si sus necesidades están siendo cubiertas y, si tiene un problema de gestión emocional (ansiedad, sensibilidad auditiva, sobreexcitación…), contacta conmigo para empezar a trabajar.

También te puede interesar

Ansiedad por separación en perros

¿Tu perro ladra, llora, jadea o rompe cosas cuando se queda solo en casa? Es probable que pueda tratarse de un caso de ansiedad por separación, aunque no siempre es así. Te ayudamos a empezar a identificarlo desde casa.

Read More »
Perro haciendo un agujero en la arena con sus patas

Qué son los FRAPs o Zoomies

Los FRAPs o Zoomies son episodios en los que nuestro perro corre como loco, sin control, sube y baja del sofá, rasca su cama o hace agujeros en la tierra. ¿Sabes cómo actuar y a qué se deben estos comportamientos?

Read More »