Signos que nos alertan de que nuestro perro no tiene confianza en el ambiente

perro ladrando tumbado encima del sofá

Como hablamos en el anterior post, uno de los pilares fundamentales en el bienestar y en la salud de nuestros perros es la confianza en el ambiente, la confianza en el hogar.

Se trata de un punto imprescindible a trabajar si hablamos de un perrete que acaba de llegar a nuestra casa o si nos acabamos de mudar. Pero, por desgracia, también hay muchos perretes que sufren de este problema, a pesar de llevar años en la misma casa y con la misma familia, porque las cosas no se hicieron bien desde un primer momento.

Algunos signos que nos deberían alarmar en cuanto a déficit de confianza de nuestro perro en el hogar son:

1. Estado de hiperalerta

Nuestro perro puede estar tan tranquilo, descansando incluso, pero si escucha un sonido que proviene de fuera, ya sea de la calle, del portal o de la casa del vecino, o percibe que nos movemos de estancia, seguramente de un respingo y… ¡Hasta luego, tranquilidad!

Podemos notar que sus orejas se mueven, se alzan, para captar sonidos. O que se tumba siempre donde estemos nosotros o delante de una puerta, para vigilar y controlar que no nos vamos a ir.

2. Reacciones a ruidos exteriores

Este punto está muy relacionado con el anterior y con el siguiente.

Normalmente, cuando nuestro perro está hiperalerta y escucha un ruido, tenderá a reaccionar de manera exagerada: ladrar, lloriquear, deambular por casa sin rumbo fijo, etc.

De hecho, es posible también que le guste estar cerca de una ventana o similar, para poder observar lo que pasa fuera. Realmente, no es que le guste ni le entretenga, sino que lo necesita para tener todo bajo control y, así, poder estar algo más tranquilo (aunque sucede todo lo contrario, esto le pone más nervioso).

3. Falta de tiempo de descanso o un mal descanso

Un estado de hiperalerta y unas reacciones desmedidas a los ruidos hacen que el descanso de nuestro perro pueda verse interrumpido cada dos por tres, por lo que el tiempo que debería descansar es insuficiente y de mala calidad.

Ocurre lo mismo si nosotros le estamos despertando de forma recurrente, o si tenemos niños pequeños en casa que no respetan los momentos de descanso del perro.

Esta situación repercute directamente en los niveles de estrés de nuestros perros, pues un buen descanso les ayuda (a ellos y también a nosotros, los humanos) a eliminar el estrés acumulado del día y “resetear el sistema”.

| Qué es el estrés en perros y cómo podemos combatirlo

Si tu perro no descansa bien y lo suficiente, empezará a tener problemas de comportamiento derivados por el estrés, como los dos puntos siguientes que vamos a ver.

4. Tensión en los paseos

Un perro que no está tranquilo en casa, que no descansa bien y que tiene elevados niveles de estrés mantenidos en el tiempo, es fácil que desarrolle otros problemas en las distintas actividades de su día a día. En este caso, en el paseo.

Puedes ver que tu perro tira mucho de la correa o que sale de casa con muchísima ansiedad. También pueden darse conflictos con otros perros con los que nos cruzamos en los paseos o en el parque, ya que su actitud ansiosa puede generar rechazo en otros perros.

5. Irascibilidad

Tal y como ocurre en las personas, la acumulación de cansancio y estrés provoca que nuestro perro esté más irascible y tenga unas reacciones más exageradas frente a situaciones normales o que antes eran neutras.

En estos casos es más fácil que se enzarce con otro perro, que nos desobedezca o que rompa cosas en casa, por ejemplo.

Si detectas que tu perro sufre esa falta de confianza mediante alguno de estos signos, o varios, te recomiendo que vayas al post anterior y eches un vistazo a ver qué cositas puedes ir modificando para mejorar su situación en casa.

Y, por supuesto, debes saber que esta información que comparto contigo no sustituye la labor de un profesional del comportamiento canino, quien podrá valorar mucho mejor vuestro caso particular y trabajar con vosotros individualmente.

También te puede interesar

Ansiedad por separación en perros

¿Tu perro ladra, llora, jadea o rompe cosas cuando se queda solo en casa? Es probable que pueda tratarse de un caso de ansiedad por separación, aunque no siempre es así. Te ayudamos a empezar a identificarlo desde casa.

Read More »
Perro con collar y correa oliendo el césped junto a un árbol

Atención, orugas

Comienza la época en la que aparecen las orugas procesionarias, pero ¿sabes cómo afectan a los perros? Estos son los síntomas más comunes y lo que debes hacer si detectas alguno de ellos en tu pleudo. ¡Actuar rápido es clave!

Read More »
Perro haciendo un agujero en la arena con sus patas

Qué son los FRAPs o Zoomies

Los FRAPs o Zoomies son episodios en los que nuestro perro corre como loco, sin control, sube y baja del sofá, rasca su cama o hace agujeros en la tierra. ¿Sabes cómo actuar y a qué se deben estos comportamientos?

Read More »